Saltar al contenido

Carros de salvamento en Colombia

Autos de salvamento

Sabemos que muchos han oído hablar sobre los carros de salvamento, pero muchas personas en realidad no saben de que se trata ni como acceder a ellos. La única forma en que conocen de esto es por medio de conocidos o personas que se ven involucradas en la compra de uno de esos carros

Mucho no se conoce del tema, por eso aquí les contaremos de que se tratan los carros de salvamento, como puedes acceder a ellos y en que condiciones se pueden encontrar dichos vehículos. Aclaramos que como su nombre lo indica son carros utilizados y en muchas ocasiones sus dueños son varios.

¿Qué son autos de salvamento?

Son carros que las compañías de seguros declaran como pérdida total por hurto o daños. En Colombia el tema de los salvamentos con las aseguradoras es un tanto restringido, pues cada aseguradora cuenta con políticas para manejar sus salvamentos.

En algunas hacen subastas en el interior de la misma que van dirigidas a sus empleados. Otras se dedican a comprar carros de salvamento y algunas le pueden llegar a dar manejo público por otros canales como Bancos y otras empresas.

En el país este tipo de actividades se hacían por venta directa, pero con la llegada del internet las ofertas se pueden conocer por la página de la empresa que se dedique a vender salvamentos como el Martillo o Superbid.

¿Cómo son estos vehículos de salvamento?

Como lo hemos dicho, estos carros no son nuevos, pero en algunas ocasiones los daños no son muy graves y requieren de un arreglo sencillo. Las compañías de seguros en sus compañías ofertan carros por perdida total daños o pérdida total por hurto.

Pérdida total por daños

Como lo dijimos, esto lo declara una compañía de seguros que, en medio de la valoración del daño, notan que el monto total es superior al porcentaje sobre el que está asegurado del vehículo.

Dicho porcentaje es definido por la aseguradora, en algunos casos puede ser de 65% y en otras del 70%, esto dependerá de las políticas de salvamento de la compañía. El porcentaje puede variar si el carro es particular o de servicio público.

Para dar esta perdida, la empresa calcula los costos de la perdida donde se tiene en cuenta el valor del salvamento, imprevistos, valor del seguro, valor comercial y demás variables. Esto se realiza por medio de un presupuesto en el que también se incluye la mano de obra y el costo de los repuestos originales.

En muchas ocasiones este costo supera el valor comercial, ya que dichas empresas trabajan con importadores de repuestos y concesionarios.

De esta manera, los vehículos que se subastan por daños se entregan en el estado actual, por lo que el comprador es el que debe correr con todos los gastos para poner en funcionamiento el vehículo.

Recuperados por hurto

Estos son declarados pérdida total por hurto por las empresas de seguros que los han recuperado. En el país se pueden encontrar empresas dedicadas a la recuperación de carros. Ellos únicamente informan a la aseguradora el lugar en el que está el carro y la compañía por medio de la policía recuperan el carro.

Los carros son evaluados en comité y van a subastas, estos como los anteriores se venden en las condiciones en las que lo encontraron.

¿Donde comprar autos de salvamento?

En el país, hay una multinacional dedicadas realizar este tipo de subastas de forma virtual, se trata de la empresa Superbid. La forma de ingresar a dichas subastas es:

  1. Ingresar a la página www.superbid.com.co
  2. Seleccionar la subasta en la que quieras participar
  3. Allí conocerás la información de los carros disponibles y su situación actual.
  4. Crear tu usuario y contraseña
  5. Tendrás a tu alcance la decisión de el precio e incrementos hasta que haya un ganador

Este tipo de subastas son en tiempo real y las personas que allí se encuentran pueden ver los precios que están colocando los demás. Hay que tener en cuenta la fecha y hora en que esta se cierra para no quedarte fuera.

Finalmente, si estás pensando por buscar un vehículo más económico, te sugerimos revisar esta opción, ya que en muchas ocasiones los daños son mínimos y fáciles de solucionar. No pienses dos veces antes de probar esta opción, si eliges uno que no se encuentre tan dañado puedes hacerte de una muy buena compra.

Autor: Stefania Herrera Sanchez